¿Debería venderle mi alma (y mi cartera) a Blizzard? Seguramente

No lo pienso negar: me encanta Blizzard. Soy un Blizzardfag de tomo y lomo. Prácticamente cualquier juego que hace esa gente, es un éxito, una revolución o una reinvención de un género. Si bien su producción de juegos es relativamente “pequeña”, lo vivos que mantienen sus títulos con diversas actualizaciones periódicas hacen que nos olvidemos de que entre Diablo II y Diablo III hayan pasado doce años y otros doce entre Starcraft y Starcraft 2. ¿Para qué iban a sacar nuevos juegos pudiendo vivir de World of Warcraft?

El juego insignia de Blizzard a día de hoy es, sin duda alguna, World of Warcraft. El mastodóntico juego que revolucionó (y, en cierta medida, “creó”) el género de los MMOs. Once años liderando el mercado de los juegos online tiene que ser por algo, ¿no? Y eso que no es precisamente barato: 45 euros cada nueva expansión y una cuota mensual de unos 10-13 euros. World of Warcraft cuenta con una genial historia, personajes inusitadamente carismáticos, algunas mecánicas muy interesantes en mazmorras y bandas, una enorme cantidad de contenido que ofrecen cada relativamente poco tiempo, un equilibrado sistema de PvP… Una pasada, vaya.

Los “hijos pequeños” de Blizzard son, sin duda, Diablo y Starcraft. Ambos han estado a la sombra de World de Warcraft muchos años y la salida de Diablo III fue sin duda una gran decepción para mucha gente. El juego, en comparación con Diablo II, uno de los grandes hitos de la historia de los videojuegos, supo a poco. La posibilidad de personalización, la falta de árbol de talentos, el poco carisma demostrado por las nuevas clases… La gente quería a su amazona, a su paladín y a su druida, no al monje o al médico brujo. Me compré Diablo III de salida y fui otro más de los grandes decepcionados. Con el tiempo, me compré su expansión, Reaper of Souls, y cuando lo probé me sorprendió lo cambiado que estaba el juego. Actualmente estoy rejugándomelo con el mago (cuyo parecido con Tom Hiddleston es asombroso, por cierto) y lo estoy disfrutando cosa mala.

Starcraft 2 es, a día de hoy, el juego de estrategia en tiempo real más importante a nivel competitivo. He de reconocer que es la franquicia de Blizzard que menos me atrae por su ambientación futurista en lugar de la fantasía épica y oscura de Warcraft y Diablo, respectivamente. No obstante, está plagado de grandes personajes como mi querida Sarah Kerrigan, grandes cabronazos como Arcturus Mengsk y escenas increíbles como la que os voy a dejar al acabar este párrafo (la cual puede ser “ligeramente” spoiler, ¡avisado quedáis!). Aún no he terminado Wings of Liberty y no he tocado Heart of the Swarn, pero tengo la edición coleccionista de ambos juegos porque las encontré tiradas de precio. ¿Soy un poser ya?

Por último, quiero terminar este “breve” artículo hablando de los dos últimos títulos que Blizzard ha sacado. Se trata de Hearthstone y Heroes of the Storm, dos títulos free to play. Hearthstone es la primera incursión de Blizzard en el mundo de los juegos de cartas al más puro estilo Magic: the Gathering. ¿Y cuál ha sido el resultado? Un exitazo como la copa de un pino. Qué sorpresa, ¿eh? Con un estilo más desenfado (e incluso cómico) que su gran rival Magic, Hearthstone ofrece una experiencia agradable, cercana y, sobre todo, entretenida. Prácticamente todo su contenido se puede obtener con dinero del propio juego (salvo las puñeteras skins de héroes), aunque comprar sobres de cartas con dinero real… se nota. Aun así, es un juego muy disfrutable sin tener pagar también, todo sea dicho.

Para ir acabando con la tanda de videojuegos actuales de Blizzard, tenemos Heroes of the Storm, el MOBA que aúna personajes de todos los títulos de Blizzard en un único juego. Aunque no me gusta el LoL (y muchísimo menos su comunidad), ni tengo especial interés en los MOBAs en general, tengo que reconocer que Heroes of the Storm se ha ganado un hueco en mi corazoncito, pues es muy distinto al resto de MOBAs. Es, como suele decir nuestro compañero Yarrick, “el Smash Bros. de los MOBAs“, con un ambiente muchísimo más casual que LoL o DotA 2, algo que prefiero. La sensación de ver a Thrall y Raynor, codo a codo, luchando contra Tyrael y Diablo es algo así como “porno de Blizzard“, todo ello orquestado por una banda sonora simplemente increíble. Una experiencia única para los fans de la empresa.

No podía despedir este artículo de recomendación sin hablar, por supuesto, de la nueva franquicia que Blizzard está gestando ahora mismo: Overwatch. Se trata de un juego de tiros en primera persona al más puro estilo Team Fortress 2 del que se sabe “relativamente poco”, pero que tiene una pinta espectacular, sin duda y un estilo muy cartoon, cercano al cómic americano de superhéroes. Veremos qué nos depara este título en el futuro. El tráiler cinemático de presentación del juego, de seis minutazos de duración, parece casi hecho por Pixar. Recomendada su visualización, sin duda alguna.

Pero, ¿por qué deberíamos, como dice el título, vender nuestro alma a Blizzard? Mucha gente tiene a Blizzard por una empresa sacacuartos y, en cierta medida, es normal. Aunque estos juegos se hagan con mayor o menor amor al mundillo, no dejan de ser una empresa y obtener dinero es su beneficio. Las formas que tiene actualmente Blizzard de financiarse me parecen muchísimo más legítimas que los DLCs de Namco, los trajecitos de Koei o cualquier DLC de Square Enix.

Diablo y Starcraft son juegos propios, sin cuota alguna. Comprensible las quejas de las cuotas mensuales de World of Warcraft, pero visto el servicio de atención al cliente (tanto por teléfono como los propios GMs del juego) y la calidad de los servidores de juego, me parece hasta razonable que se pida una cuota mensual. Aparte de esto, podemos invertir dinero en comprarnos monturas ridículamente horteras, mascotas bonitas o casco para transfigurar, pero nada que se base en el pay to win.

Así es como la gente suele ver a Blizzard

Así es como la gente suele ver a Blizzard

Sus títulos free to play son seguramente lo más “normal” y lícito de todo. Viviendo en un mundo de prisas y con mil y una cosas que hacer y mil y un juegos en nuestro backlog, muchos queremos juegos sencillos para pasar un rato, entretenernos con una o dos partidas y dejarlo. Ahí entran Heroes of the Storm y Hearthstone, juegos gratuitos donde el elemento pay to win es prácticamente inexistente. En Heroes of the Storm, lo único exclusivo que podremos comprar con nuestro bien ganado sueldo (o la paga de nuestra madre) son diversas skins para nuestros personajes, unos elementos que no van más allá de la pura estética. En Hearthstone sí que es un poco más visible el pay to win, ya que cuantos más sobres compremos, más cartas conseguiremos; no obstante, la posibilidad de crear nuestras propias cartas sin la necesidad de que nos toquen en un sobre “alivia” un poco esta sensación de apoquinar para ganar.

En definitiva, Blizzard lo tiene todo. ¿Quieres un MMO? World of Warcraft. ¿Un action RPG? Diablo. ¿Estrategia a tiempo real? Starcraft. ¿Un MOBA? Heroes of the Storm. ¿Un juego de cartas? Hearthstone. ¿Un FPS? Próximamente Overwatch. La calidad impera frente a la cantidad en los productos de Blizzard y, aunque la gente comenta mucho sobre el amor de Blizzard por el dinero, creo que su amor por el mundo de los videojuegos es igual de intenso. O mayor.

Anuncios

Acerca de Dargor Majere

Me gusta jugar, hacer el tonto, jugar otro rato más, procrastinar y volver a jugar. Los animus, de acción, zawa zawa o aventuras.
Esta entrada fue publicada en Artículos de opinión, Juegos y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a ¿Debería venderle mi alma (y mi cartera) a Blizzard? Seguramente

  1. nadiis dijo:

    Hace tiempo le vendi mi alma a blizzard y la verdad no me arrepiento, pero word of warcraft para mi no hay nada comparable con ese juego, por lo menos para mi cuanto mas te metes en la historia y lees los lores, mas atrapante es *w*

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s